El Jefe que no lo es

¿Qué es ser un buen jefe?, ¿cuáles son sus requisitos y características? No lo sé, talvez ni siquiera están dictadas; pero empiezo a entender que hay señales que te pueden indicar que no mereces ese título.

“Llamarse jefe para no serlo es el colmo de la miseria”.
Simón Bolívar

– Ocultar conocimiento. De qué nos sirve saber más si no vamos a compartirlo, ¿nos darán una medalla por ser un mar del conocimiento pero un océano de egoísmo? Nuestros colaboradores merecen la oportunidad de aprender, en nosotros recae la responsabilidad de enseñarles, ya será decisión de ellos adquirir nuevos conocimientos o no.

– Tomar el crédito del trabajo de los demás. ¿La frase “Caravana con Sombrero Ajeno” te recuerda algo? Cada quien merece el crédito por su trabajo y no es honesto tomar lo que no es de uno. Puedes desmoralizar a todo un equipo y desmotivarlo con esta sucia práctica.

– Creerse perfecto. Todos cometemos errores, no hay ningún ser real o imaginario que sea perfecto así te lo diga todo una religión. Y uno como ser humano debe entender que hay momentos en que no tiene la razón y nuestras ideas no son las mejores, el aferrarnos a siempre tener la razón lejos de mostrarte como un buen líder, te ayudara a evidenciar tus complejos y baja autoestima.

– Criticar a los demás a sus espaldas. Tengo un gran amigo que dice una frase muy arrabalera pero bastante sabía: “Lo que dices con la Boca lo sostienes con el C…”. Si tenemos una opinión buena o mala acerca de un colaborador, es importante estar preparado para decirla de frente a la persona y no expresarla a sus espaldas.

– Delegar tus responsabilidades a tus subalternos. Cada uno como trabajador tiene que cumplir sus tareas, no es justo ni valido “cargarle la mano” a los empleados que se encuentran en un nivel inferior, eso te hace ver como un “gandalla”.

– Abusar del nivel superior. Estar una jerarquía arriba de otros colaboradores no te da derecho de ser despectivo, de poner apodos, de tomarse más confianza de la debida. Tus colaboradores no son tus amigos – aunque sería excelente que lo fueran y con ellos si es válido hasta cierto punto jugarse bromas -, merecen un respeto y no deben ser objeto de burlas.

Hay personas que toda su vida han trabajado para ser jefes y merecen el nombramiento, hay otras que el ser jefe nos ha caído como una responsabilidad que no buscábamos ni queríamos pero debemos afrontar y resolverlo para bien – a rajarse a su pueblo diría mi abuelo – y hay otras que han llegado a ser jefes porque les regalaron o compraron el puesto – ejem cualquier tonto que pudo haber llegado hasta presidente -, pero en ningún momento es justificación para ya estando en ese puesto no te desarrolles como una persona que en verdad merezca ese título: Jefe.

Gracias por tu tiempo.

TABA Marketing

Fuente: Merca 2.0

  • Share: